Guinness Draught en latas y su bolita mágica.

Guinness - Duo
Guinness Draught en lata y mi jarra de Star Wars

 

Debo confesar que la Guinness en todas sus versiones me encanta. Pero lo que me llamó la atención de esta presentación es la “tecnología” que tiene dentro de la lata.

Pero primero hablemos un poco de la Cerveza Guinness : es una cerveza del tipo “Dry Stout” irlandesa fabricada por la casa Guinness desde 1759. La casa Guinness tiene alrededor de 19 estilos diferentes de cervezas.  La Stout es una de ellas y es una cerveza oscura, originaria de las Islas Británicas. Tiene de 4% a 8% de alcohol por volumen.  La Stout es de color oscuro casi negro, amarga y elaborada con malta de cebada tostada.

Ahora volvamos a este ejemplar. Esta cerveza dentro de la lata tiene una “bolita” llena de nitrógeno (además del dióxido de carbono que trae la cerveza de por sí). Guinness es pionera en el uso del nitrógeno en sus cervezas desde 1960. El nitrógeno de la bolita se mantiene dentro de ella hasta que la lata se destapa, momento en el cual lo libera y ayuda a crear la característica espuma que se asemeja a la que se forma cuando se sirve directamente de un barril o barrica.

Guinness - Bolita
Bolita o Widget de la Guinness Draught en lata

La espuma de esta cerveza es una “chulería”, al servirla se puede ver como se forma en la jarra desde el fondo del vaso creando una gruesa capa que dura unos 10 segundos. Al final queda sólo la “cabeza” de aproximadamente una media pulgada en la que se ven formados pequeños orificios en la superficie. (Ver foto)

La espuma famosa de la Cerveza Guinness

La espuma en la cerveza es VITAL y en R.D. no tenemos costumbre de servir adecuadamente la cerveza con espuma. La espuma evita la oxidación y ayuda a liberar mejor los aromas. Para conocer con más detalles la importancia de la espuma en la cerveza los invito a visitar el blog cervecero “Hablemos de birra” en su post “La espuma de la cerveza.

Esta cerveza tiene una textura muy cremosa, con notas muy sobresalientes de café y malta. Contrario a lo que la mayoría de las personas cree no es tan fuerte (esta tiene 4.2% de alcohol) y se recomienda servirla en un vaso apropiado (jarra cervecera o en una pinta o nonic glass). Las notas de catas dicen que es ideal para acompañar platos con chocolate (bizcochos, tartas, etc.)

 

Por Cabellus Escasus