(Décima) Oda a la longaniza

Hoy le quiero yo rendir
un tributo merecido
a un embutido querido
que nos hace sucumbir.
Sólo un chin hay que freír
y el barrio se escandaliza, 
el que está a dieta agoniza
y los jartones babean
si en un plato le parquean
un trozo de longaniza

Con ñame, arroz o mangú
con yuca o con guineíto
con plátano verde frito
o con lo que quieras tú.
Es que es muy amplio el menú
y con lo que sea hechiza,
un plato se inmortaliza
si el cocinero es capaz
de ponerle, así no más,
un trozo de longaniza

Pobre aquel que su salud
no le permite comer,
y de lejos debe ver
de longaniza un alud.
Y en ello ve un ataúd
que la piel hasta le eriza
y su boca martiriza 
pues se tiene que joder
al no poderse comer
un trozo de longaniza

(Por AfuegoAlto)

Twitter: @AfuegoAlto

Instagram: @AfuegoAlto

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *